Don Diego Duende

Amigo sabio y poderoso,

príncipe de príncipes, rey de reyes,

amparador de los hombres,

líbrame,

líbrame de las malas ocasiones

que persiguen mis enemigos.

Bienvenidas sean las cosas en tu nombre y poder,

ojos tengan y no me miren, manos tengan y no me toquen,

pies tengan y no me alcancen, armas tengan y no. den fuego.

Cobardes difamadores aquí estoy

y voy con el Duende,

que el valor se les desmaye

y los pelos se les ericen,

que todos sean llenos de terror y miedo.

Que bienvenidas sean a mí las cosas,

como yo las deseo, Señor de la Naturaleza.

Don Diego Duende,

ya es tiempo que venzas a mis enemigos.

Don Diego Duende,

que con gran poder sea posible

lo que yo deseo de…,

que ha de ser mía la mujer que yo amo,

que se llama…

toda vez que yo lleve tu oración,

en la que creo,

así te lo pido.

Esta invocación se ejecuta los martes de cada semana, teniendo una vela encendida verde y una copita de aguardiente.

Esta oracion la usan las personas que son victimas de la brujeria y la malda, cuando alguien se retira porque le pucieron un mal de
brujeria o hechizo, Esta oracion la usas para defenderte.